La gran familia de la PAHC Sabadell

Cuando las gotas se hacen lluvia – documentando la indignación creativa de los pueblos del estado español

Cuaderno de rodaje. Página 4

Mayo, 2015. Colectivo Miradas

Si hubiera que escoger algún movimiento que en la última década ha visibilizado la protesta y la demanda de dignidad, nos quedaríamos con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Este movimiento por la vivienda digna y contra los deshaucios nació y creció en Cataluña, para luego extenderse por todo el estado. La PAHC de Sabadell, ciudad obrera del extrarradio de Barcelona, se ha convertido en una de sus expresiones más potentes a nivel estatal. Tras consolidar los contactos, hacia allí nos fuimos para una cita muy especial.

La plataforma preparaba la cuarta operación de rescate de un edificio abandonado a la especulación – un edificio de 27 viviendas sin estrenar, que llevaba 8 años cerrado y que por fin iba a tener un fin social justificado. Abrazos, lloros y emoción compartidos, en definitiva, un gran sentimiento de solidaridad nos inundaba mientras explorábamos el nuevo inmueble junto con sus nuevos inquilinos y centenares de militantes que acompañaron su nueva parada. “Ni gent sense (sin) casa ni cases sense gent” coreaban los más de 400 miembros de 53 diferentes nacionalidades de la PAHC de Sabadell. Al día siguiente, con tres familias ya alojadas, la asamblea decidió bautizar el edificio con el nombre de Gullem Agulló, activista social valenciano asesinado por un grupo de neonazis – en uno de tantos crímenes de la extrema derecha que siguen hoy impunes.

En los días siguientes, visitamos los demás bloques liberados y compartimos con las familias que allí conviven. También participamos en la Asamblea general posterior al rescate del Guillem Agulló y nos sorprendió de forma muy positiva su estructura organizativa. En el Casal independentista Can Capablanca, donde confluyen expresiones organizativas reivindicativas y culturales, compartimos una interesante entrevista colectiva con los combativos fundadores de la PAHC de Sabadell. Mientras varios centenares de personas se organizaban para la asamblea posterior al rescate, tuvimos el honor de compartir con el Kejío, un cantaor flamenco excepcional que pone nombre a la usura y la ambición desmedida.

Posted in Uncategorized