Cuando las gotas se hacen lluvia. Notas después del rodaje y estreno

José Gayà – Colectivo Miradas. 8 de diciembre de 2015

Teníamos los dedos tan congelados que casi no podíamos ni apretar el REC. Era enero de este turbulento y apasionante 2015, en Gamonal, Burgos, donde empezamos nuestro rodaje coincidiendo con el 1º aniversario de la lucha contra el bulevar – una batalla donde la ciudadanía organizada en la calle derrotó al oligarca de la región y su séquito corrupto. Y acabamos el rodaje en junio, en Marinaleda, a más de 40 grados de temperatura.

Y es que la diversidad de esta península, en ocasiones histérica, se marca también en los termómetros. Marinaleda, un oasis en la castigada Andalucía, donde, durante el rodaje en varios territorios de esta tierra rica y empobrecida, nos sentimos como en casa, viniendo de la América Latina, pues es normal: campesinos sin tierra luchando contra el feudalismo convertido en capitalismo mafioso. En pleno S. XXI.

Y de invierno a verano ¿qué es lo que hay en medio? Exacto.

Primavera en Vallekas y Madrid, que nos seguimos preguntando si forman parte de la misma óciudad. La diversidad de movimientos sociales y populares organizados para defender la sanidad pública nos conectó con una realidad muy dura: personas que necesitan medicación y/o ser atendidas, y son arrojadas a un lado por el cada vez más excluyente sistema sanitario (¿público?). Pequeñas batallas ganadas por la movilización popular.

No teníamos en el guión ninguna escena sobre represión, pero la realidad de todos los territorios nos golpeaba. Necesariamente, incorporamos esta escena. Las madres luchan por que sus hijos luchan y son reprimidos por… ya sabemos. Empezábamos a dudar con más firmeza de esta democracia tan europeizante. ¿Y los Derechos Humanos? Quién sabe …

Y primavera también en el mediterráneo con gente alegre y muy joven (y no tanto) que quieren estudiar y enseñar-aprender. Y además quieren participar en el diseño de unos planes de estudio más acorde a su realidad. Y por eso luchan. ¿Quién iba a decir que en este escaparate de colores tuviéramos que luchar para poder seguir estudiando aunque tengamos poca pasta? Con lo que lucharon nuestras madres y abuelas para conseguir una educación pública… que poco a poco el bipartidismo postransición se ha ido cargando.

Y cómo no, también fue primavera, igual de bella que el invierno y el verano, en la Catalunya rebelde. Sabadell, ciudad obrera y muy castigada por eso que llaman crisis unos y estafa otras. Miles de familias sin vivienda, con apenas lo justo, y no siempre, para comer. Quién lo iba a decir … en la “rica” Catalunya. Desigualdad extrema. Bueno, como en (casi) todos lados. Y por eso, nació la Plataforma de Afectados por la Hipoteca i la Crisi de Sabadell. Esta gran familia de luchadoras de bien abajo hace que el poder y su prepotencia tiemblen. ¿Cómo? Pues por ejemplo, liberando edificios vacíos y llenándolos de vida diversa y combativa y sobre todo, alegre. Así de claro. ¿Propiedad privada? Jijijijiiji … Y para liberar (en este caso edificios) hay que estar muy bien organizado.

!Ostia! 80 horas para editar. Horas, días, meses y… el máster.

Otoño, y a gozar. Ruta de estreno con los protagonistas de los cambios, de la historia. Qué bueno es volver a ver aquellas compas que ahora también son amigas. Todas quedaron muy felices con el nuevo material (Cuando las gotas se hacen lluvia) que les dejamos en formato de plástico redondo. Las proyecciones fueron una belleza, no tanto por el documental, sino por las emociones que sentían las protagonistas, que son muuuchhas. ¿Y que más nos puede hacer feliz que ver a las compas felices con el resultado de la película?

Por eso, ahí va. Para tod@s todo!

Salut i alegría.

Posted in Uncategorized